highslide wordpress

Las cinco Cs

Los diamantes se formaron hace aproximadamente 3.000 millones de años a 150 km por debajo de la superficie terrestre, donde prevalece la combinación exacta de presión y temperatura esencial para su formación.
En la actualidad, pueden encontrarse diamantes en minas gracias a las erupciones volcánicas que los llevaron a la superficie. No obstante, para encontrar 1 gramo de este raro mineral es necesario extraer 1.500 toneladas de material de la mina. La palabra “diamante” proviene del término griego “Adama”, que significa “invencible”, y los diamantes son sin duda alguna un material invencible, en dureza y belleza. Los diamantes se caracterizan y clasifican de acuerdo con las cinco C’s:
Estas cinco características del diamante son el Corte, que determina su resplandor; su peso en Quilates; su Color o, para ser exactos, su falta de color; su Claridad, medida por el número de imperfecciones observadas mediante aumento; y la Confianza del cliente, que certifica que los diamantes no se emplean para financiar ninguna actividad ilegal y violenta.
Aunque pueda parecer esencial, el peso en quilates no determina por en sí mismo el valor del diamante; cada una de las 5 C’s influye en gran medida en el valor de un diamante, por lo tanto un diamante con excelente claridad, un buen corte y un elevado grado de color tiene mucho más valor que un diamante de mayor tamaño con unas características de claridad, corte y color inferiores.